contacto en linea
Menú directorio empresarial

Conoce más sobre las tradicionales posadas mexicanas.

¿Cómo iniciaron? ¿Cuál es su origen? ¿Qué significan las piñatas?

Artículos de interés sobre Cultura

Conoce más sobre las tradicionales posadas mexicanas.

Publicado el: 17 diciembre, 2015
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this pageShare on Google+

Las posadas representan una tradición mexicana enraizada desde tiempos de la colonia. Esta festividad, como preludio de la Navidad, se lleva a cabo en México, Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá del 16 al 24 de diciembre. De acuerdo con las costumbres, las posadas —dedicadas a conmemorar el peregrinar de José y María por los rumbos de Belén—, datan desde el siglo XVI.

Tradición popular mexicana

En 1587, el religioso agustino Fray Diego de San Soria, clérigo del convento de San Agustín Acolman, obtuvo autorización del entonces Papa Sixto V para celebrar anualmente, en esa sede y en otras del Virreinato, misas de aguinaldo para recordar el peregrinar de José y María.

En un principio, la conmemoración se desarrolló en los atrios de las sedes religiosas, para después extenderse a la vía pública. Así, lo religioso y lo profano se fusionaron en una original mezcla de devoción.

Para el siglo XIX, las posadas se encontraban íntimamente unidas a los hogares; sin embargo, las concentraciones en las calles y en las iglesias permanecían.

Existen reseñas de aquellos años que describen varios tipos de posadas. Por una parte, la alta aristocracia celebraba con suntuosidad y sin escatimar en decoración y belleza; engalanando sus fiestas con niños vestidos de ángeles —trajes característicos por los adornos en satín, plata, oro, diamantes y perlas—.

En contraste, las casas de clase media adornaban con heno, ramas de pino y farolas de papel o vidrio. Celebraban la posada de manera muy parecida a la actualidad, durante nueve veladas. Asimismo, tronaban ruidosos cohetes y se rezaba al momento de la entrada de los peregrinos,

A partir de la mitad del siglo XX, varios de los adornos se han reemplazado por ornamentos eléctricos y en vez de hacer estallar cohetes se distribuyen luces de bengala. De igual manera, comenzaron a obsequiarse frutas, cacahuates y canastas con colación a la gente mayor —que en el pasado eran canastas de porcelana, palma tejida o cartoncillo—.

Adiós a Huitzilopochtli

Historiadores han señalado que los indígenas celebraban, en el mes Panquetzaliztli o época invernal, una importante fiesta en honor al nacimiento del dios de la guerra, Huitzilopochtli. Sin embargo, luego de la llegada de los españoles a la antigua Tenochtitlan, los agustinos promovieron la sustitución de personajes y la festividad adoptó tintes católicos.

Según Rodolfo Cordero López, coleccionista y cronista de leyendas de la conquista de México, puede confirmarse la similitud mitológica entre el nacimiento de Jesús y el de Huitzilopochtli, deidades disímiles que parecen coincidir en la manera de ser concebidos.

Por su parte, el historiador Pablo J. Gómez concuerda en que fueron los franciscanos y agustinos quienes trajeron a México las posadas, las pastorelas y la tradición de “arrullar al Niño Dios”.

¿Por qué nueve días?

Se dice que el lapso de las posadas responde al interés de los frailes, quienes buscaban conseguir una novena —ejercicio de devoción que se practica durante nueve días para obtener alguna gracia—.

De acuerdo al catolicismo, el primer día representa la humildad para convivir con armonía, el segundo es la fortaleza para realizar los deberes diarios, el siguiente significa el desprendimiento para rechazar todo deseo que se desvíe de la fe cristiana y el cuarto amar al prójimo. La confianza en la misericordia divina y la justicia para obrar con rectitud representan el quinto y sexto día, respectivamente; el séptimo es la pureza para rechazar al Diablo y los dos últimos la alegría para alcanzar el cielo y la generosidad para entregarse al servicio de Dios.

Significado de las piñatas

En México, y en algunos otros países, se rompen piñatas en tiempo de Navidad. La tradición religiosa estableció que la vasija debe tener forma de estrella con siete picos. Cada extremidad representa un pecado capital, en tanto que los dulces o frutas que caen simbolizan las bendiciones y recompensas que reciben todos aquellos que participan en el acto.

Se debe romper con un palo, el cual constituye la fuerza de Dios, por alguien con los ojos vendados, en representación de la fe ciega a la deidad.

Se presume que las piñatas son originarias de China —donde se construía un animal de papel, rellenado por cinco tipos diferentes de semillas— y que el viajero Marco Polo llevó la costumbre a Europa. En Italia se adoptó el nombre pignatta y se le dio un sentido religioso, ajustándola a las fiestas de la cuaresma.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this pageShare on Google+
¿Te gustó lo que leíste?

¡Síguenos en Facebook!

Por La redacción

Conacto en línea es un directorio empresarial para empresas mexicanas. Te ofrcemos planes muy enconomicos para anunciar tu negocio, que van desde una membresía anual hasta un publireportaje. Anúnciate ya!

¿Qué opinas?

Forma parte de este directorio empresarial

facebook twitter
Busca · Elige · Contacta
Copyrigth ® Todos los derechos reservados Contacto en línea 2013
Diseño por: Soto Comunicación Gráfica